Bomberos de Chile informa sobre las dificultades propias del proceso de internación de material mayor y menor que llega al país por pandemia mundial.

En este contexto, la Junta Nacional de Bomberos de Chile, busca dar óptima continuidad al proceso de entrega del material bomberil el que se ha visto afectado indirectamente y retrasado debido a la pandemia que aqueja transversalmente a todos los sectores productivos.

Con el propósito de trabajar en esta problemática, específicamente en los tiempos que se producen en relación al ingreso del material bomberil a Chile y analizar cuáles son los productos que se han visto afectados, se reunieron el Presidente Nacional de Bomberos de Chile, Raúl Bustos y el Gerente General de Bomberos de Chile, Luis Erpel.

Según la información entregada por el gerente, el material que se ha visto más afectado para el ingreso al país son los carros bomba y las botas. «Habitualmente el proceso completo para la adquisición contempla alrededor de 1 año, hoy se está retrasando entre 2 a 3 meses adicionales».

Según indican los proveedores hay dificultad en los diferentes puertos de origen y de destino respecto al traslado y recepción de los materiales. Hay desabastecimiento en el mercado mundial, hay una baja en la producción de los implementos, la mano de obra también se ha visto afectada producto de los contagios y cuarentenas, relata.

Un ejemplo de ello, es la recepción de las camionetas de primera intervención de la región de Atacama, donde en esa entrega también se encontraba una camioneta del Cuerpo de Bomberos de Mejillones, las cuales deberían haber llegado al Puerto de San Antonio y lamentablemente la Naviera, después de esperar un tiempo prudente para poder desembarcar, tomó la decisión de desembarcar en Mejillones todos los productos más los de bomberos sin previo aviso. Ante este escenario, la Junta Nacional tomó las medidas con el proveedor para que pudiera hacer la gestión de pre entrega del material en Antofagasta y hacer la entrega de los vehículos. Es decir, la entrega ya estaba retrasada producto de la pandemia, y esta situación la retrasó aún más, indicó el gerente.

Hoy la Junta ha autorizado que los vehículos sean entregados desde Antofagasta a Atacama para acortar los tiempos y entrega a los Cuerpos de Bomberos, en un periodo normal la pre entrega se realizaba en Santiago y luego a Atacama.

Adicionalmente, se han levantado los distintos procesos de licitación, ya que también se ha visto afectada la parte operativa, además de los cambios de fechas en la apertura de éstas porque los proveedores no alcanzan a llegar con los tiempos que la Junta solicita. «Hemos puesto lo mejor de nuestra parte, no obstante, los factores externos nos han dificultado el proceso, los proveedores, la fábricas de proveedores, las navieras, que también son parte del proceso, se han visto afectados en el desembarco y ha complicado el acceso normal del material a Chile».

Claramente, lo anterior también ha afectado el stock de Bomberos de Chile, el cual se ha repuesto para dar continuidad a la entrega del material a los diferentes Cuerpos de Bomberos.

En este contexto, gran parte de los proveedores ha planteado la problemática para llegar con el producto, ante este escenario la Junta Nacional ha tomado las medidas de resguardo y la mejor alternativa para dar respuesta a la entrega del material para que la gestión sea lo más rápida posible, ha levantado nuevas órdenes de compra para desentrampar el nudo crítico del éste material para que los proveedores comiencen a trabajar con nuevos productos, tener la continuidad necesaria y avanzar en el proceso.

Material Menor

Asimismo, el material menor se ha visto perjudicado con el proceso de fabricación, específicamente en Alemania, hoy hay tres órdenes de compra en proceso, con 3500 pares de botas. La problemática apunta al proceso de fabricación, ya que el personal de las fábricas ha bajado en forma considerable. «Hoy ya tenemos una partida en el puerto de origen en Alemania, la que lleva más de 2 meses y medio, aún esperan un espacio en el buque para enviarlas a Chile, es una situación que no se puede controlar desde acá, señala Luis Erpel.

En este sentido, las fábricas y compañías marítimas también están desistiendo de enviar, de embarcar en San Antonio porque el retraso está siendo muy alto, tienen que esperar mucho tiempo en agua esperando autorización para bajar la mercadería, por tanto, también visualizan desembarcar en otros puertos. Para la Junta Nacional la única viabilidad es el Puerto de Valparaíso, si lo hacen en otros puertos los proveedores tendrían que asumir los costos.